9.7.08

¡¡¡¡Cielos!!!!

Este post tiene dos motivos:

1.- Mi querida O. La conocí hace casi 4 años, y prácticamente desde el principio nos llevamos rebien y, con el tiempo, sólo nos hemos llevado mejor. A mi siempre me gusto ver el paisaje, ver la Luna, el sol, el amanecer etc... y ella tiene una seria afición por el cielo. Antes de conocerla, sólo lo veía y lo disfrutaba, ahora también lo fotografío y me acuerdo de ella.

2.- El lugar en donde vivo. Gracias a un extraño destino
 vivo en una zona que aunque ya no está alejada del mundo, se sigue sintiendo así, y eso me ha permitido tener unas vistas del cielo verdaderamente espectaculares.

Así que, este cielo hermoso (al menos para mí, que es la ventaja de la belleza subjetiva) está dedicado O. y a mi familia que me enseñó a fijarme en estas cosas y que me trajo a vivir aquí.





5 comentarios:

Mario Gensollen dijo...

Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
la mitad de la luna.
Girante, errante noche, la cavadora de ojos.
A ver cuántas estrellas trizadas en la charca.

Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye.
Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas,
mi corazón da vueltas como un volante loco.
Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos,
a veces fulgurece su mirada debajo del cielo.
Quejumbre, tempestad, remolino de furia,
cruza encima de mi corazón, sin detenerte.
Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa tu raíz soñolienta.
Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella.
Pero tú, clara niña, pregunta de humo, espiga.
Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.
Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de incendio,
ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas.

Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos,
es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría.
Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo de tormentas
para qué tocarla ahora, para qué entristecerla.
Ay seguir el camino que se aleja de todo,
donde no esté atajando la angustia, la muerte, el invierno,
con sus ojos abiertos entre el rocío.
P. Neruda

Mario Gensollen dijo...

Me gusta mucho ese poema. Y también el cielo.

Falma Telemna dijo...

Creo que en realidad, si todos nos detuviéramos a ver el cielo, todos nos daríamos cuenta de que en realidad nos gusta mucho, el problema es que no nos lo damos; por ejemplo hoy, no separé los ojos de la computadora y cuando descansé fue para pintar un pedazo de madera y ni siquiera me tomé el tiempo de asomarme por la ventana un instante.

Gracias por el poema, esta relindo

Sweet Commander dijo...

siempre me ha gustado conocer gente con quien mirar al cielo y suspirar.
Un beso

La Fabila peligrosette dijo...

¡4 años!...
Que divertido.
Quien hubiera pensado que de ese sitio iba a quedarnos algo tan bueno a las 2.
Que rico que te contagié de cielo.
Es sano verpa'rriba seguido.
Te quiero mucho C.
O.