21.11.07

sobre el amor

Acabo de terminar un libro escrito por Antonio Gala, quizás no sea un gran libro, en realidad no lo sé, pero si sé, que llegó a mi justo a mi regreso de Estambul, y que es un libro que le habla claro y fuerte a las mujeres, que cualquier mujer que lo lea, va a sentirse identificada en algunos puntos, y va a ver reflejados comportamientos que quizás le duelan, pero que tiene que reconocer que ha tenido; el libro se llama "la pasión turca", y es un libro sobre el enamoramiento y la pasión, cuando no son refrenadas a tiempo y hacen de la mujer una verdadera piltrafa por estar dispuesta a todo con tal de mantener al hombre deseado a un lado.

Todas hemos pasado por ahí y ni que hacerle, todas hemos estado dispuestas a la humillación, al maltrato de muchos tipos, desde el físico (que a mi parecer es el más grave por que además de dañar la integridad corporal daña también la emocional) y el intelectual.

Yo estuve ahí, yo tuve mi historia, yo dejé que me maltrataran y me humillaran, que me hicieran sentir menos, y lo hice porque estaba enamorada y creía que amaba a esa persona, en realidad cuando logre salir, me di cuenta de que eso en realidad no es amor, es algo más, no se que, pero el amor, implica empezar por reconocerte a ti mismo y tu valor, y estar dispuesto a dar la vida por el otro, pero no dejar que el otro la tome sin avisar.

En fin, el libro tiene varias frases muy interesantes, y aquí se las dejo, para que se rían, o les duela, o lo que tenga que pasar, pero a mi me gustaron y eso es lo que importa.

"... y me puse a pensar sobre el grave dilema del amor. El amante tiene mejor prensa: es el que más sufre: el que más pierde; en el tapete verde se juega entero contra unos cuantos duros: ganar unos duros a costa de la vida no es ganar. Es el agente, el provocador, el generoso... ¿Y si fuere también el exigente, el que, cuando se abre la apuesta, Sólo aspira a los duros que el otro arriesga, y una vez ganados quiere más, más y mas?[...] El amado es el pretexto del amor, su motivo; ya está en marcha el sentimiento, ya él no es imprescindible; bastan sus huellas. El dolor, el recuerdo, el temblor del recuerdo; él ya fue usado. El amante no necesita pruebas, le sobra con su amor, con su amor propio de amante. [...] El amante se repone a sí mismo, porque saca la fuerza de sí mismo. El amado, que la recibe del otro, la pierde si el otro se va, pierde su identidad, se deteriora su fe en el mundo y en las promesas infinitas. El amado es irremisible, porque es el reflejo de una luz, porque depende."

"Se puede despertar el deseo en otro ser, pero no la pasión. la momentánea sí; pero la que es anterior y posterior a la embriaguez del sexo, no. por eso la pasión está más cerca de la muerte que el deseo, cuando mezcla sin sentido la dicha y el dolor: un dolor que es dichoso porque emana de quien amamos y de su mano viene, aunque él no sea conciente de que nos lo causa, y sea precisamente eso lo que más nos duela. y por eso la pasión se alimenta de sí misma igual que un cáncer."

"La semana pasada me dio por recibirlo con aquel broche de pelo del primer día y aquellas espantosas horquillas. Se los metí, en cuanto abrió la puerta, por los ojos.
- ¿Esto qué es?
-Creo que un broche y tres horquillas.
-¿De quién son? los he encontrado aquí.
-Míos no.- no se había inmutado. me los quitó y los arrojó lejos - Nunca te dije que fueras la primera mujer en mi vida.
-pero quiero ser la última- grité.
-Eso, aunque dependa un poco de ti y de mí, no está en nuestras manos. y lo que estás haciendo es el peor camino.
[...] Cuando he escuchado a alguien reprocharle a un celoso que no tiene ningún fundamento para serlo, siempre me he dicho: 'Claro, por eso es un celoso; si tuviese fundamentos sería un cornudo'."

1 comentario:

Guillermo dijo...

Oy, qué tema.
¿Qué tal que a uno le enseñan que el amor más grande fue el de Cristo, humillado en la Cruz? ¿Luego uno qué hace? Uno hace esto de darse cuenta de que no se puede seguir en todo a C.