20.10.09

¿por què nos dejamos ver la cara?

Es terrible decirlo, es aún más terrible aceptarlo, pero esa es la verdad, nos dejamos ver la cara.
La buena O. siempre dice que cada quien tiene el diablo que se merece, y es clarísimo que nuestro país tiene el nivel y la clase política que nos merecemos, justamente porque nos dejamos ver la cara de pendejos (lo siento, traté de evitar palabras altisonantes pero me fue imposible, tenía que soltarlo).

Con el asunto de la reforma fiscal, yo me oponía al aumento del 2%, la verdad no sé de economía, siempre he sido bastante bestia para los números, pero si sabía que eso me iba a implicar pagar más y tener menos dinero, y es evidente que sí eso me pegaba a mí, que tengo la vida considerablemente resuelta, le iba a pegar mucho más a la gente que menos tiene, a nivel económico.

Pero, finalmente el gobierno federal intentaba vendernos que era una buena idea, dado que ese 2% extra iba a estar destinado directamente a combatir la pobreza que aqueja a la mayoría de este país.

Sin embargo, cual es la sorpresa que la SHCP, da marcha atrás el domingo y da por muerto el bendito 2% que intentaron vendernos en spots, que también fueron pagados con nuestros impuestos, y no sólo eso, además el día de hoy nos enteramos, que nos van a aumentar un modico 1% al IVA que crecerá del 15% (que ya me parecía excesivo), al 16%, que aunque suene a nada, a ver que nos parece cuando lo tengamos que pagar.

Pero por si eso no bastaba (porque en este país, para esas cosas apestosas nos pintamos sólos y las buenas noticias nunca vienen de una en una), ese 1% extra NO será utilizado para combatir la pobreza, ¿entonces para que lo aumentan?, ¿para tapar un boquete fiscal irremediable mientras no cambiemos las inercias de nuestro país?, así parece.

Por supuesto, a nadie (de esos que quesque nos representan), se le ha ocurrido pensar que quiza disminuir sueldos y prebendas sea una buena manera de combatir a la pobreza y los boquetes fiscales, porque la gran desgracia en este país es que, en efecto tenemos la clase política que nos merecemos, porque aceptémoslo somos idénticos a ellos, veremos siempre primero por nosotros antes que por el bien común y si eso implica joder al otro, pues mejor, asi nos quitamos competencia.

¿Será por eso que nos hacemos de la vista gorda, porque vemos en los defectos de nuestros gobernantes, el reflejo de nuestros propios defectos?

3 comentarios:

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Me gusta la afirmación de O. de que cada persona tiene el diablo que se merece, pero no estoy de acuerdo con la afirmación de que una sociedad (país) tenga el diablo que se merece, porque como individuo yo no merezco este país (que con todo y todo me parece estupendo para vivir), y sin embargo tengo el diablo que le corresponde a un puñado de imbéciles.

La Fabila peligrosette dijo...

En efecto queridos mios, en el final de un libro me encontré esa frase, creo fielmente en ella.

A esa frase tengo que agregarle algo:
El cielo y el infierno está en la tierra. Por eso al filósofo le parece México un estupendo lugar para vivir, se lo gana todos lo días y hace su parte del trabajo.

Yo no pierdo la fe. México es grande y renacerá de las cenizas, de los políticos, de los maleates y hasta de la terrible estupidez. Poco a poco, caminemos despacio pero con paso firme.
:)
Bes
O.

La Fabila peligrosette dijo...

*maleantes