3.2.10

Paranoia presidencial

Como usted sabrá, querido lector asiduo (y el no asiduo ahorita se entera), la onda electoral siempre ha sido bien importante para mí, las elecciones del 2006 fueron rudas porque me encontré entre dos bandos y por primera vez en mi vida decidí anular mi voto, esto era una desición muy fuerte, ya que toda mi vida había soñado con poder votar, pero mi voto in"util" en las elecciones del 2000, me enseñaron a trancazos los dolores de la política mexicana.

En el 2006 yo no sabía por quien votar, por más que analizaba a los dos contrincantes principales, ninguno me convecía, y es terrible ver que casi 4 años después las cosas no cambiaron y sigo pensando que anular mi voto (cosa que repetí y promoví en el 2009) fue mi mejor opción.

Esto en gran medida se debe a que me preocupa la paranoia de Calderón (de AMLO no voy a hablar en este post, sólo diré que entre más lo veo y lo escucho, más me convenzo de que él tampoco era una alternativa), me preocupa su "guerra contra el narco", me preocupa que "el recrudecimiento de los hechos violentos es una señal innequivoca de que le están pegando al narco", y me angustia, no porque tenga o no razón (ni soy analista, ni experta en seguridad nacional, ni pretendo serlo), si no, porque eso está empezando a generar desesperanza y desesperación en la sociedad civil.

La sociedad civil (sí, esa de la que todos los que no tenemos poder, formamos parte extrañamente), está deseando armarse, pero esas armas que quiere usar no las quiere para derrocar al gobierno o algo similar, las quiere unicamente para sobrevivir, para defenderse, para tener una oportunidad de seguir con vida, y si esto llega a ocurrir la violencia será cada vez peor, porque pasara de focos, a una violencia generalizada que nadie será capaz de contener, una violencia anarquica, egoista y sin deseos de que las cosas cambien, en pocas palabras una violencia de la ley de la selva.

Y el mayor problema de esto es la impunidad, la certeza de que aqui se mata, se violenta, se secuestra, y no pasa nada, el poder y las instituciones no han sabido demostrar su capacidad en la repartición de legalidad (no hablo de justicia porque eso implica meterme en terrenos ontologicos que no me considero capacitada para discutir).

Yo no sé, no alcanzo a comprender que es lo que pretenden las autoproclamadas "autoridades", pero espero (porque la esperanza es lo último que muere, aunque a veces no sea lo suficiente para vivir), que se den cuenta de lo que está pasando, que en medio de su paranoia sean capaces de ver las cosas desde otra perspectiva y tomen cartas y honestidad en el asunto. HE DICHO.

6 comentarios:

Augusto Mora dijo...

Tocas dos temas distintos pero igual de preocupantes, que llegan a una misma conclusión: Las supuestas autoridades han perdido credibilidad en la opinión pública. La ciudadanía está decepcionada. No encuentra opciones en las promesas de los servidores públicos venideros y desconfía de los servidores en turno. Paranoia o no estamos en un punto donde la gente esta cobrando conciencia y viendo las cosas positivamente, eso es bueno porque es peor estar jodidos y no percatarnos. Me gustó tu post, un poco deprimente, pero muy cierto.

Augusto Mora dijo...

Ah se me olvidó decir, con respecto a lo último que comentas: "que se den cuenta de lo que están haciendo" Creo que en la supuesta hipótesis de que no se están dando cuenta de las chingaderas que están haciendo, no podemos esperar hasta que dejen de ignorarlo. Aquí la ciudadanía es la que tiene que tomar cartas en el asunto. Si seguimos esperando, probablemente estalle esa anarquía social (o ley de a selva) de la que hablas y que no le conviene al país. Saludos!

Falma dijo...

Cierto es todo lo que comenta mi estimado Augusto, el problema es que por primera vez en mi vida, no veo alternativas, no veo soluciones reales y tangibles, de acuerdo, quiero hacer algo, pero ¿cómo?, ¿en que trinchera?, no hay lideres y no hay causas y eso es lo que más complica esta situación.

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Clases de idealismo alemán:

Kant: Querida Clara, no te preocupes por la violencia y la política, ya sabemos que en el mundo la gente que busca el bien y la verdad nunca es recompensada por sus buenas intensiones, pero existe un Dios que ajustará cuentas, no se cuando, no se cómo pero lo lo tiene que hacer.

Fichte: Querida Clara, lo que interpretas como violencia sólo son fenómenos que se suscitan en tu cabeza, no debes hacer caso de ello. Encuentra la felicidad en tu imaginación que para eso sirve.

Hegel: La violencia que vivimos es causa y efecto lógico del devenir histórico del espíritu absoluto; ni Dios ni tu imaginación podrán remediar tu malestar, lo que debes hacer es aceptar tu momento y situación histórica con resignación, somos instrumentos para la consecución del irremediable final del espíritu absoluto que se auto-conoce.

Conclusión: El idealismo alemán es una mierda, la filosofía alemana no puede responder a tus angustias... pero como entretiene!!!!!!

MALAS PERSONAS dijo...

sin duda los problemas politicos como el narcotrafico tienen azotado al pais en estos días, deberiamos hacerles un boicot en serio.

incluso a estos villanos los puedes denunciar en mi blog, te invito a hacer una denuncia de las malas personas

Falma Telemna dijo...

Filosofo: deja de venir a practicar tus clases de maestria aqui, jajajajaja no es cierto, sabes que se te quiere y que siempre siempre serás bienvenido en este bló, aunque vengas a practicar conocimientos de lo que sea, hasta de cocina rápida si quieres. Igual me hiciste reir un rato y pior que piiior (sí, con i), reflexionar.