8.8.07

ese lugar tan nuestro




Hoy en la mañana salí a caminar al parque de mi casa, y estaba pensando, lo importante que es para mi tener una zona de bosque cerca, después pensé que no necesariamente tendría que ser un bosque, en mi caso podría ser también la selva.


Porque he descubierto, que en ningún lugar me siento tan bien como en la selva y en el bosque, en lugares con una vegetación alta, que me rodee.


Y pensé que eso, seguramente se debe a que soy mexicana, quizas si fuera de otro sitio, solo el bosque sería capaz de hablarme, de regenerarme y de hacerme sentir tan bien.


Pero es que muchas veces se nos olvida que en México somos tremendamente afortunados de tener ambas, pero cada una habla un idioma distinto.


Y hoy logre pensar sobre todo eso que yo sabía sobre la selva y no me había dado cuenta; no hablo de conociemientos científicos o datos que ya se sepan, hablo de las cosas que hay ahí dentro y que me hablan cada vez que voy.


La selva es un lugar que te envuelve, no solo a nivel visual cuando ves todo verde, también a nivel tactil, cuando la humedad que te rodea no deja de hacerte sudar, olfativo cuando tienes la fortuna de tener un cedro cerca y su olor entre amargo y dulce te llena los pulmones y nivel auditivo, cuando las cigarras, los monos, y todos los otros seres que habitan ahí llenan tus oídos con sus melodías.


Por eso la selva es un lugar tan especial, porque a diferencia del bosque, la selva te llena por completo, te hace olvidar que tu eres un ente fuera de ella, te hace sentir que te fundes con ella, en sus árboles, su veredas, sus claros y sientes de verdad que ahí te conectas con un mundo que está más allá de ti mismo.


Cuando ves una ceiba y no puedes resistir las ganas de abrazarla y sentirla junto a tí y entiendes que muchas veces creyeran que en los árboles había seres humanos, cuando te das cuenta de que podrías quedarte ahí y volverte parte de ella sin ningún temor.
(las fotos son del cañon del sumidero, y lo siento, todavía no domino la cuestión del formato en el blog)

4 comentarios:

Pinky Princess dijo...

Wow!!! las fotos están padrísimas ahora si q el formato no creo q las haga más bonitas o más feas jajaja.

Esoty de acuerdo estar en la selva es como pararte dentor de otro mundo es mágico siento q solo falta ver hadas volando por todas partes para completar el cuadro

O. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Princesa Caballero dijo...

...Lo que más lo torturaba era el olor, como si aun en la absoluta aceptación del sueño algo se revelara contra eso que no era habitual, que hasta entonces no había participado del juego. "Huele a guerra", pensó, tocando instintivamente el puñal de piedra atravesado en su ceñidor de lana tejida. Un sonido inesperado lo hizo agacharse y quedar inmóvil, temblando. Tener miedo no era extraño, en sus sueños abundaba el miedo. Esperó, tapado por las ramas de un arbusto y la noche sin estrellas. Muy lejos, probablemente del otro lado del gran lago, debían estar ardiendo fuegos de vivac; un resplandor rojizo teñía esa parte del cielo. El sonido no se repitió. Había sido como una rama quebrada. Tal vez un animal que escapaba como él del olor a guerra. Se enderezó despacio, venteando. No se oía nada, pero el miedo seguía allí como el olor, ese incienso dulzón de la guerra florida. Había que seguir, llegar al corazón de la selva evitando las ciénagas. A tientas, agachándose a cada instante para tocar el suelo más duro de la calzada, dio algunos pasos. Hubiera querido echar a correr, pero los tembladerales palpitaban a su lado. En el sendero en tinieblas, buscó el rumbo. Entonces sintió una bocanada del olor que más temía, y saltó desesperado hacia adelante...

Fragmento de La noche boca arriba.
Julio Cortázar

The Last Unicorn dijo...

Wow! Hermosas fotos!
pero son hermosas porque vos las tomaste!
Ese ojo se esta agudizando!!

quiero que seas diane arbuss!!!

(por fa checa esa pelicula!!!)

Y bueno no solo alabo hoy tus dotes fotográficas, sino las literarias, porque unas vez mas lograste llevarme con tus descripciones a un lugar desconocido por mi! Y genera en mi ese clima que se vive en una selva!!

Hace mucho que no voy a la selva. Fui por ultima vez a las Cataratas de Iguazu en febrero de 1999!

Pero en mi caso es el bosque lo que me regenera y revitaliza. Teniendolo solo a 4 hs de casa.
Es el lugar mas magico que he conocido en toda mi vida y donde puedo ser yo realmente.

En un bosque se cumplen todos mis sueños. Fuente de inspiración-
Un lugar tan grande pero a la vez tan fragil porque la gente no tiene consciencia!

Pero no era mi intencion generar conciencia sobre el cuidado (no al menos ahora) ;)

Lo que mas grabado me queda en los sentidos es cuando estas en el centro del bosque y el suelo es gris y humedo, ese olor... de la madera caida y humeda... IRREMPLAZABLE!

Este año lo necesito mas que nunca!