24.1.08

Lo siento, no lo puedo evitar

Con ustedes.... mis reflexiones sobre "El Diluvio que viene"

He visto esta obra de teatro musical 3 veces, una en la puesta de los noventa con Héctor Bonilla como silvestre y Mariana Levy como Clementina, la segunda con Camil y María Inés y la tercera con Ernesto d'alessio y de nuevo María Inés.

Pero en realidad mi contacto con esta obra se remonta mucho más atrás, específicamente al momento en que empecé a ser consciente de la música en un cassette grabado de la primera versión de los 70 con Héctor Bonilla, Mónica Sánchez Navarro y Daniela Romo.

Desde entonces esta obra me marcó profundamente, en mi casa se ríen de la interpretación que yo le doy, opinan que finalmente sólo es una obra de teatro, pero para mí, es el reflejo de toda una concepción de la Iglesia y la religión que había en los 70 y que por desgracia hemos olvidado mucho.

La obra de teatro habla sobre el celibato, que es un tema importante pero para mi no es crucial, para mi lo más importante de la obra es la concepción de solidaridad y comunidad que se da en la obra, para mí eso es o debería ser la Iglesia católica, una Iglesia en donde todos tengan cabida, en donde el bien común esté por encima de todo, donde la solidaridad sea la que guíe el comportamiento de los que la conforman, aún cuando sus deseos, sus miedos, o incluso sus creencias se dejan de lado en función del bien de todos.

Ahí aparecen tres canciones que para mí son profundamente significativas:

Un nuevo sitio disponer
Un nuevo sitio disponer para un amigo más, un poco más de voluntad y se podrá sentar, para eso sirve la amistad, para estar en reunión, hablémosle con libertad y con el corazón, él con su amor nos pagará y alegrara la reunión.
La puerta siempre abierta, la luz siempre encendida, 
el fuego siempre a punto, la mano extendida, 
y cuando legue el huésped no preguntes quien es, no no no, y cuando llegue el huésped no pregunten porque, no no no, y corre tu hacia él  con tu mano extendida, con tu amplio sonreír gritando viva y viva que viva la amistad.
Un nuevo sitio disponer para un amigo más, un poco más de voluntad y se podrá acomodar, para eso sirve la amistad, para estar en reunión, hablémosle con libertad y con el corazón, él con su amor nos pagara y nos dará calor, un nuevo sitio disponer para él.

(A mi parecer está es una linda reflexión sobre la apertura, la tolerancia, sobre el saber ver a un amigo capaz de darnos su amor en el prójimo, de ver siempre a través de los demás, no dejándonos llevar por los miedos de abrir nuestro corazón al otro)

Las Hormigas
En estos momentos abandonado de ti, solo entre mi gente, me siento una hormiga tan solamente.
Una hormiga es sólo un pobre insecto es un cero sin ningún valor, un granito de arena es para ella una montaña, pero en compañía no la detiene nada y así una hormiga mueve la montaña.
Una hormiga sola es imposible, pero espera porque sabe ya, que igual que muchas gotas forman mares, muchas hormigas llegan a formar una gran comunidad, mas si ella sola afronta la fatiga  entonces sí que solo es una hormiga.
Mas dos hormigas hacen dos hormigas, un ejemplo de solidaridad, mas por mucho apretar no podrían empujar pero si que al llamar a sus tras compañeras, dándose maña mueven la montaña.
Mas dos hormigas con otras dos hormigas son principio de una sociedad, energía y coraje pasar este mensaje y a nuestro trabajo unamos nuestra voces y vamos ligeras unidas no hay quien pueda seremos muchas si vamos juntas.
Ocho hormiguitas que avanzan y levantan a otras hormigas, que llaman a otras tantas hormigas que prestarán ayuda a muchas que vienen y nada las detiene, se acercan y aumentan pues siempre vuelven cientos de hormigas formadas en hilera que marchan unidas y nada las arredra y luchan ya, fuerzan ya, mueven la montaña ya, 
unidas siguen más , fuerzan más, mueven la montaña ya, 
unidas corren más, vienen más, mueven la montaña ya, 
unidas llegan más, fuerzan más, mueven la montaña ya, 
unidas sí.

(Bueno, no sé ni que decir de esta canción, para mi es la más bonita, pocas veces he escuchado una forma tan hermosa de entender lo que tiene que ser la solidaridad, el entender que solos no la armamos, que si no es en comunidad, no somos capaces de hacer nada)

Eso es Amor
Oh Señor, deberás disculparme, a mi gente no puedo engañarle, necesitan de mí, como yo necesito de ellos, sí de ellos, porque creen en mí.
Ámalos como a ti mismo, es lo más hermoso Señor, yo lo he aprendido sólo de ti, sí, esto es amor según yo sé.
No, yo debo quedarme unido a esta gente, porque son los míos y debo aceptarlos en todo y por todo, lo bueno y lo malo porque esto es amor según yo se, sí, esto es amor y de ti lo aprendí.

(esta canción aparece después de que Dios le dice al padre Silvestre que se vaya con Clementina en el arca y se encarguen de repoblar el mundo, y Silvestre se queda, no porque tenga la obligación del celibato, o por algún otro motivo, sino porque entiende la importancia de la comunidad, porque esa es la comunidad que lo ha ayudado a crecer a ser mejor, y no debe quedarse con ellos, pero quiere hacerlo, elige incluso perder al amor de su vida y desobedecer a Dios en función del amor que siente por su comunidad, que al menos hasta donde yo alcanzo a ver, es el amor más grande).

Pero en fin, una ve desahogada, me dejo de mocherías locas, y los dejo en paz.

5 comentarios:

Guillermo Núñez dijo...

Es mi opinión que películas como Soy Leyenda, o películas de grandes catástrofes, tienen su referente inicial al diluvio.
Mil diluviones para ti.
Clara, nomás para que no te confundas, hace mucho tiempo decidí dejar de poner comentarios en el blog de Zagal por los anonimitos.
Te cuidas! Saludos a todos.

The Phoenix dijo...

Hola, acá llegando porque el ocio es grande.

No soy muy aficionado a los musicales pero me dan ganas de ver uno luego de lo que dices.

Sobre el tema de la inclusividad de la Iglesia, etc, es curioso: ayer lo hablaba con un puñado de amigos cristianos.

Saludos.

Sergio.

Olga Fabila dijo...

Perdón!, iba a comenzar esto con una frase que escuché en la tarde y al fin creo que tengo un ligero entendimiento de ella, 'te llevaré al desierto y te hablaré al corazón.' Y precisamente la iba a traer al tema porque estoy en un curso de ejercicios espirituales ignacianos, si, si, búrlate de mi, pero ni que, te prometí a ti y a mi que si ya no aguantaba iba a buscar ayuda y pues eso... solo espero no ladrarle a alguien al son de la lectura de la Biblia y si se me sale juro que te hecho la culpa a vos.
Bueno el tema es que el padre nos explicó que el desierto de esa frase es el lugar de la contemplación más que un desierto en sí. Y me quedé pasmada con el tema, porque ahí me siento, en ese desierto pero gritando en vez de reflexionando... bueno pero regresando a lo anterior dije que esto no te lo iba a contar para salvar al pobre bloguero que engatusaste con tu post diluvial.

Sergio: no dejes que la labia de Clarita te confunda, lo mismo me pasó con la trova, la quiero tanto que le di el privilegio de la duda, pero es mentira, 'la trova apesta', 'los musicales TAMBIÉN APESTAN'. Quédate con su lindo post, aprovecha lo que escribió en él y evítate la mala experiencia, que como decía el padre de hoy en la tarde es mejor aprender sin dolor.

¡HE DICHO!
O.

Falma Telemna dijo...

Memo: que fresa, el anonimato es la onda, da una libertad de expresión que es imposible de conseguir cuando conoces al dueño. y lamento entonces haberte confundido.

Sergio: efectivamente no te dejes engatuzar por mí, de pronto mi exceso de pasión con algunos temas, hace que la gente piense que esos temas son más importantes o buenos de lo que en realidad son para la mayoría, de hecho en mi casas (todos son fans del diluvio) se burlan de mi por mi lectura; sin embargo, si decides ir de todas formas, recuerda que es un musical de los 70 de italia, velo desde esa perspectiva, si no, seguro te decepciona.

Olga: el desierto es un gran lugar para oír, sobre todo, para oírte, es clarísimo que desde la perspectiva cristiana, salvo que seas santo, Dios nunca te va a hablar por un lugar que no seas tu mismo o los demás y a veces el desierto es el mejor lugar para oírlo/oírte, de hecho yo he estado pensando en la necesidad de irme unos días para poder entrar.

Hitlercito dijo...

"si jesucristo estuviera con nosotros, ayunaría 40 días en el estacionamiento de perisur" dijo alguna vez un escritor