15.9.09

Yo no celebro la independencia

Es difícil dejar pasar una fecha como el 16 de septiembre y no mencionar el tema y mucho más si una es historiadora y fiera apasionada de mi país, sin embargo, como mencioné antes, yo no festejo la independencia de México, sin embargo, creo que es maravilloso tener una fecha en la que todos gritemos VIVA MÉXICO desde el fondo de nuestro corazón.

El problema de todo esto radica justamente en que, a mi parecer, por un lado los motivos del festejo son sumamente cuestionables y a que este festejo no pasa nunca de un día al año y no es consecuencia de una emoción o un pensamiento permanente.

Y me explico: Si bien es cierto que en 1810 comenzó el proceso de independencia de México del Imperio español, y si bien en el papel fue firmada y en muchos sentidos consumada, en muchos otros sentidos nunca logramos deshacernos de sus mañas y manías aprehendidas durante tres siglos, sin embargo, considero que ese no es el mayor problema.

A mi parecer, el mayor problema es que nunca hemos sido realmente independientes, apenas dejamos de ser independientes del imperio español y buscamos dependencias en otros lugares, nunca nos hemos atrevido a ser realmente independientes, durante años buscamos dependencia de Estados Unidos, de Francia, de Europa en general.

El mayor problema es que actualmente seguimos sin ser independientes, dependemos de la economía de Estados Unidos, de los organismos internacionales, de la cultura del exterior y esto empieza a ser cada vez más preocupante, pues en lugar de refrendar cada vez más lo que tenemos y llevarlo fuera y tomar del extranjero aquello que es bueno para nosotros,  hemos tomado las cosas que nos llegan sin ningún tipo de discriminación.

Aprendamos a ser independientes realmente, a valorar la cultura de nuestro país, a sentirnos orgullosos de ser mexicanos y no un día al año, sino como un estado permanente de ánimo, que se demuestre en cada uno de nuestros actos, en quejarnos, en tomar acción, en mostrar lo que tenemos, en ser mexicanos con todas las de la ley.

6 comentarios:

chantayaki dijo...

Es el cumpleaños 199 de nuestro país; cuando cumplimos años o alguien cercano cumple años normalmente reflexionamos, en mayor o menor medida, pero reflexionamos. Reflexionamos en nuestro pasado, en como una serie de eventos nos ha llevado al punto en que hoy nos encontramos.

Dependiendo del estado de animo del momento, ésta reflexion es más o menos profunda, más o menos constructiva. En lo personal puedo decir que cuando he llegado a mis cumpleaños de peor forma, la reflexión cobra más sentido.

Me preocupa que siendo el año 199 de nuestro país no reflexionemos sobre lo que somos y repasemos profundamente la historia de México. Me preocupa que los festejos del "Bicentenario" se desvirtúen en, circuitos bicentenarios, metros bicentenarios, monumentos bicentenarios y no tengamos la capacidad de preguntarnos cómo llegamos aquí, porque solo através de esa pregunta podemos responder ¿A donde queremos llegar?

A si que falma... yo diría que festejemos, como si festejaramos uno de nuestros cumpleaños estando desempleados, sin dinero, con violencia interna, con la culpa de que ni siquiera podemos alimentar bien al 14% de la gente que nos importa... Como bien decimos los mexicanos festejemos como se debe, levantemos el sombrero de charro y preguntémonos mientras, a nivel personal, que fuimos para saber que queremos ser.

Falma Telemna dijo...

En efecto, tienes razòn, tenemos que celebrar, y por eso aclaro, no celebro la independencia, pero celebro nuestro país, y celebro la potencia (filosòfica) que tenemos.

Esta, en efecto, es una ocasiòn muy especial para repensarnos, y como en nuestros cumpleaños, pensar en el año que hicimos y lo que vamos a hacer en el próximo y creo que eso es lo que me importa que salga de esta reflexión.

Filosofo de la torre de marfil dijo...

Es complicado:

1. No decimos "Viva España porque nos dio identidad", y tampoco decimos "Viva la Iglesia que nos unificó como sociedad".

2. Evidentemente somos independientes aunque tengamos dependencias (el niño es independiente de la madre aunque dependa de ella para comer) No por ello deja de ser libre por contradictorio que parezca.

3. Es nuestra historia, es nuestra historia y es nuestra historia. Ni los alemanes olvidarán a Hitler ni los franceses a Napoleón.

4. La celebración nos da identidad como nación autónoma, es indispensable y necesaria.

Prima, también lo he pensado mucho, y en verdad no me ilusiona gritar "VIVA México", pero es innegable la importancia de esta fecha.

Antonio Rangel dijo...

Creo que no es tan fácil saber cuál es la cultura mexicana. Ni de qué hablamos cuando hablamos de México, pero ciertamente es conveniente detenerse a pensarlo un poco y no irse con la corriente festiva. Por eso me agradó tu texto.
Saludos

Falma Telemna dijo...

Primero que nada, muchas gracias amables lectores y participadores... lo único que trato de expresar en mi texto, es que aún sintiendome extraordinariamente orgullosa de muchas cosas de mi país, creo que es peligroso el festejo de la independencia, ya que eso nos hace permanecer aletargados el resto del año y para gran parte de los políticos es el mantener a la gente con circo, porque ahora ni para pan.

No celebro la independencia porque me parece cuestionable el decir que somos independientes, digamos que ese dia es el que el mundo se entero que estaba embarazado de nosotros, pero nuestro parto ha sido dificil.

Guillermo Núñez dijo...

Hola Clara.