31.7.09

urbano


Cómo muta la vida
cómo cambia la belleza
porque ambas persisten
aunque entre el cemento
pocos la encuentran.

El viento sigue cantando
entre la ventanas
y haciendo bailar el cabello
hasta de los que viendo
no se enteran.


El agua sigue corriendo
su eterna carrera
y en forma de lluvia cae
con refrescante pureza
bañando colores y ánimos
que el humo había manchado.

El fuego se mantiene
inconstante
aún en los inventos modernos
con su voluble fuerza
con su calor
en su danza perpetua.

Y la tierra
con su inmutable persistencia
sigue llenando de vida
las mas muertas piedras.

Porque la belleza no se cansa
la belleza no ceja
en su intento
por mostrarnos su fortaleza
aún cuando parezca
que en medio de la cotidianidad
no tiene presencia.



Con este poema termino la serie de los elementos y empezaré a contar de mi viaje.
y aprovecho para hacerles la invitación de apreciar la belleza que hay en medio de los contextos urbanos en los que vivimos y que por la prisa la costumbre y la inercia, con frecuencia nos perdemos. 

*originalmente había más fotos pero mi diseñadora de confianza realizó algunos comentarios de mejora, pero olvido el factor de mi torpeza ante el blog, cualquier queja sobre el diseño de esta entrada, diríjase aquí

1 comentario:

Filosofo de la torre de marfil dijo...

En una revista leí que uno de los inventos más importantes del siglo fue el elevador... increhíble pero cierto... gracias al elevador las ciudades pueden llamarse así...